Enter your keyword

La pedagogía del caracol

La pedagogía del caracol

La pedagogía del caracol

En la entrada de hoy no vamos a proponer manualidades, tutoriales de DIY, descargables para los niños. Viene motivada por la lectura de un libro y de reflexiones al respecto. El titulo del libro es La pedagogía del caracol de Gianfranco Zavalloni y en estos días se ha “materializado”  varias veces la necesidad de ir a otro ritmo, pues nos ha parecido una señal para hablaros de este libro, del ritmo de vida, del tiempo.

Nuestros ritmos de hoy:

Hoy en día todo va rápido, se automatiza todo lo que se puede. Se quiere ganar tiempo para disponer de más tiempo para darnos tiempo para hacer lo que nos gusta (y cada vez nos falta más tiempo !!! que paradójico). Abundan los anuncios de disfrute en 3 clics, sea para viajes, cruceros, ropa o comida. Todo se alcanza de forma casi inmediata, y el argumento es infalible “porque tu lo vales” ” porque te mereces lo mejor…”.  En invierno puedes viajar al caribe para tomar el sol, en verano irte a Laponia para disfrutar la nieve. ¿Que te apetece comida exótica? “pide un glovo “.  Abundan un sinfín de propuestas para incitar a “disfrutar” (de paso consumir),comprando lo que no tenemos, olvidando disfrutar  y valorar lo que sí tenemos.

Los magos del marketing nos crean necesidades a golpe de campañas publicitarias millonarias. Nos vemos estimulados e incitados a seguir unos ritmos, unas tendencias, que quizás sean buenas para el comercio mundial, el PIB  y el enriquecimiento de las grandes empresas, pero que no lo son tanto para la persona.

¿Que pasa cuando este ritmo asumido como correcto, el que tenemos que llevar  sí o sí, se rompe ?.Pues ves que puede haber otro ritmo, otra forma de funcionar y que la vida sigue, pero antes puedes llegar a sufrir. Estrés, ansiedad, nerviosismo, llámalo como quieras, pero te rompen la marcha y ya te descontrolas,tu y tus emociones.Solo es un contratiempo, no debería de ser para tanto, pero ves que no llegas. ¿ Donde ? pues donde tu te has planteado… la clave  en parte está en nosotros.

Las pequeñas cosas que te alertan de un ritmo acelerado y de las dependencias:

Como os decíamos, estos días el ritmo “habitual” se ha visto afectado sin poder hacer nada al respecto. Debido a unas obras en la calle de atrás, los cables eléctricos acabaron dañados y nos quedamos sin servicio. Que mala sombra !!!. Era un día de mucho viento, ideal para poner 2 lavadoras y poder secar la ropa en un visto y no visto. El aspirador, lo mismo evidentemente sin poder utilizarse. Por supuesto, a la hora de la comida el micro ondas y la encimera eléctrica sin poder usarse. Entonces es cuando echas en falta  unas buenas placas solares. También recuerdas que en España no se incita a ser ecológicos,más bien te ponen trabas administrativas y económicas, no sé como estará a estas alturas el tema del”impuesto al sol”…

Pero dejando de lado los temas domésticos, sin poder atender en Ludicobox. Imposible solucionar un problema con un pedido de imprenta. Se va a retrasar al no poder mandar de nuevo unos archivos, que fastidio !!!. Imposible realizar tareas propias de la pagina web que tenían que estar como siempre “para ayer o antes de ayer”. Y piensas enseguida en tu querido móvil, este que tanto esclaviza. Vaya está casi sin batería, algo queda para atender “lo mas urgente”. Y ya estamos con lo urgente que no siempre es lo importante…  Se habían alineado las estrellas para que las cosas fueran a otra ritmo muuuucho mas lento. Entonces piensas “no somos dueños de nuestro tiempo”.

Pasado el estrés de no poder con las obligaciones,con resignación,viene el momento de enfocar la cosa de forma distinta, vamos a leer !!!.La pedagogía del caracol es una llamada a desconectar de las prisas, es la pedagogía de la lentitud. Es una incitación a disfrutar de la naturaleza, del camino y no de la meta. Por supuesto también del contacto humano. Ese mismo que hoy en día se ve afectado por las redes sociales y las prisas.

¿Donde nos llevarán las prisas?

Por ejemplo a no ver…

Hay muchos momentos en los que deberíamos pensar que al fin y al cabo no pasa nada por ir más lento. Al contrario, porque hace falta,aunque no lo percibamos. Por ejemplo cuando vas conduciendo por un camino entre campos de naranjos y es temporada de recogida. Los tractores y camiones, van y vienen y tu tienes que ir al ritmo de este tractor, leeeeeeento. De repente ves pasar una grulla y te sorprendes. O cuando al ir más lento, te das cuenta que hay una barraca Valenciana entre los naranjos. ¡¡¡ Como si nunca la he visto !!! No es una seta, no ha salido de un día para otro, estaba allí, bien bonita,pero por las prisas no la veías.

O a no vernos.

Las prisas y la falta de tiempo son protagonistas de este bonito anuncio que debíamos de compartir:

El tiempo es relativo y lo importante es lo que hacemos con el. Ni se multiplica, ni volvemos atrás, ni podemos cambiar su compás.

¿Porque lo pasamos mal cuando no estamos haciendo nada? Se genera un sentimiento negativo con la idea de que  estamos “perdiendo el tiempo” y esto es muy dañino.

“perder el tiempo” según la pedagogía del caracol:

A nuestro autor le interesa y mucho la persona, su desarrollo y particularmente los niños y sus ritmos. En el capitulo 5 de su libro,nos transmite la idea de Maria Luisa Casassa: “perder tiempo es ganar tiempo”. Para ello se plantean estrategias educativas que buscan la ralentización para un mejor desarrollo perder tiempo para escuchar y recoger la cultura y las emociones de cada niños perder tiempo para conversar con cada niños sin prisas y sin preocuparse por ser más productivos.

  1. perder tiempo para respetar a todo el mundo.Respetando y escuchando los tiempos y ritmo de todos y cada uno.
  2. perder tiempo para darse tiempo. Por ejemplo de descubrir caminos nuevos,
  3. perder tiempo para compartir las preferencias.
  4. perder tiempo para jugar. Con el juego libre.
  5. perder tiempo para caminar.Pasear con los niños al ritmo de los pasos.
  6. perder tiempo para crecer. Para estar preparados para el futuro hay que nutrirse de todo el tiempo y espacio del presente.
  7. Perder tiempo para ganar tiempo, porque la velocidad se aprende en la lentitud.

También se reflexiona sobre reformas educativas y el uso de las nuevas tecnologías. En el capitulo 8, cita a Massimo Fini respecto a este tema, quien dice:

la tecnología ha ido acumulando medios y riquezas que no obstante, en lugar de liberar al hombre, lo han subyugado todavía más. Al antiguo sometimiento del hombre por el hombre, que sencillamente ha cambiado de máscara,se ha añadido el sometimiento a la máquina y a su potente lógica.

Educación y nuevas tecnologías:

Analicemos la situación con un poco de distancia. En la vida de los adultos, la tecnología ha dado riqueza y sometimiento. ¿ Que sucede con los niños ?  Llevamos unos cuantos años con las nuevas tecnologías y los niños son hoy por hoy nativos digitales. Unos cuantos estudios demuestran los efectos negativos de los dispositivos digitales en niños.Hay recomendaciones de las asociaciones de pediatría que desaconsejan su uso antes de ciertas edades y con ciertas restricciones en tiempo.

Nos atreveríamos a decir, que precisamente en el tema del tiempo, que es de lo que va esta entrada, el tiempo invertido en pantallas resta beneficios y tiempo a las actividades donde los niños deben usar sus manos, revalorizando los instrumentos y tecnologías tradicionales.

En el capitulo 13, “aprender a través de las manos”, vemos como las manos son el mejor instrumento del hombre. Se usan prácticamente desde que se nace hasta que se muere. A partir de las mismas recibimos y damos información, construimos cosas, aprendemos a hacer, expresamos creatividad, resolvemos problemas, trabajamos la paciencia y  con repetición y atención logramos desde cosas sencillas hasta resultados más elaborados.

Las pantallas no pueden sustituir nuestras manos. En el cerebro no se activan las mismas zonas cuando escribimos con teclado o cuando usamos la caligrafía. Por no decir que cuando usamos la voz , evitando escribir, no hay motricidad fina, ni nos “aplicamos” con atención para evitar errores ortográficos. Vamos a menos, es más fácil, más rápido pero no enriquece la persona.

La caligrafía es otra actividad que recomienda el autor, requiere atención, paciencia, creatividad. No se logra una buena caligrafía con prisas.Sin llegar a hacer caligrafía como arte, simplemente con usar una pequeño bloc notas y un lápiz  (no el bloc notas del móvil ) ya nos hacemos un favor. Cuando escribimos de puño y letra, ayudamos a que se memorice la información. Y hay un dicho que recordamos a menudo ” más vale lápiz corto que memoria larga”.

Para ir acabando con esta entrada con la que esperamos haberos incitado a leer este libro:

Según el autor, es importante cambiar los ritmos. Que los niños realicen actividades más en contacto con la naturaleza (hacer un huerto, la naturaleza marca sus tiempos). Actividades sociales,”de las de todo la vida”, pasear, ir en bici y no transportados en coche o bus de un punto a otro. Actividades donde se  comunica, se escucha y respeta a los demás.Actividades donde las manos y la creatividad con los talleres de arte son la base del desarrollo personal y del aprendizaje.

Según Gianfranco Zavalloni , la educación tiene que cambiar porque los maestros de hoy apagan la creatividad de los niños con el afán de cumplir con los programas planteados.

Es importante añadir que el autor, va en silla de ruedas y por su discapacidad nos dice ” mi déficit orgánico me limita la palabra, y me ofrece la ventaja de escuchar, de pensar en la frase que seguirá y que hay que formular y expresar”. Asimismo también dice ” creo que precisamente  es ésta una de las funciones de la personas con discapacidades: hacer recuperar a la colectividad la lógica de la lentitud”.  y nos plantea:

¿ Y si la lentitud se convirtiera en un prisma particular con el cual observar el mundo ?

A parte de La pedagogía del caracol, quizás os interese leer el libro de Augusto Cury, “Padres brillantes,Maestros fascinantes” y nuestro post al respecto, con su teoría del pensamiento acelerado.

síndrome del pensamiento acelerado: ataque a las emociones.

Y siguiendo con la expresión  “perder el tiempo” Jean Paul Sartre nos decía:

“No perdamos el tiempo, quizás los hubo mas bellos pero, pero este es el nuestro”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
¿Te gusta nuestra web?
Suscríbete al Blog y recibe nuestro

EBOOK DE BIENVENIDA GRATIS